Amaranto, el super alimento

Facebook
Twitter
Whatsapp

El amaranto, es una de las fuentes más importante de proteínas, minerales y vitaminas naturales.

La cantidad de proteína de la semilla de Alegría es mayor que la de los cereales, pues contiene el doble de proteína que el maíz y el arroz, y de 60 a 80 por ciento más que el trigo. El amaranto se puede utilizar integralmente como un recurso para proporcionar a la población los requerimientos proteicos y de calorías, los cuales en la actualidad se obtiene tan sólo de 20 especies vegetales como el trigo, arroz, mijo, sorgo, papa, fríjol, soya, azúcar, etc.

Un estudio realizado, en 1975, por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos para conocer vegetales poco explotados pero con gran potencial, demostró que el amaranto es uno de los 36 cultivos más prometedores del mundo, por esta razón la misma academia lo describió como “El mejor alimento de origen vegetal para consumo humano”.

Para nutricionistas, etnógrafos, biólogos, agroforestales y mexicanos, el amaranto es un grano que se ha ganado todo el respeto y la admiración. En apenas un par de milímetros sus semillas contienen una abundancia nutricional excepcional que se torna casi milagrosa cuando nos adentramos en las duras condiciones climáticas en las que crece. Su carácter milenario le ha hecho partícipe de rituales desde épocas precolombinas y el protagonista de uno los dulces más tradicionales de México.

Amaranto es el nombre que recibe todo un género de herbáceas (Amaranthus spp) altamente nutritivas, sin gluten y que pueden ser fácilmente cultivadas en condiciones adversas. El término amaranto proviene del griego amarantus que significa “la flor que nunca se marchita”. Los otros nombres que recibe el amaranto son hautli en náhuatl, ahparie en purépeche, tez o xtes en maya o wa’ve para los wiráricas.

En la actualidad, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) considera al amaranto una de las plantaciones más significativas para la humanidad, y no podemos negar, que se ha ganado esta consideración a pulso. Algunas de las razones por las que este pseudocereal tiene el potencial de contribuir al bienestar de la población mundial son su capacidad de crecer en condiciones adversas, su crecimiento rápido y su elevado valor nutritivo.

Las zonas de producción y cultivo de amaranto son las mismas de la época precolombina, en México, Puebla es el mayor productor de amaranto con el 51 por ciento de la producción nacional y para este año 2015, cerca de 2 mil 200 productores sembraron 4 mil 350 hectáreas, por lo que se espera que, en los 18 municipios productores del estado, exista un crecimiento en la producción en comparación al 2014.

Propiedades y beneficios del amaranto

Las cualidades nutricionales del amaranto le otorgan un largo listado de propiedades y beneficios. Su consumo contribuye a tener una dieta más equilibrada, a asegurar un buen aporte de minerales y vitaminas y a colaborar con un buen rendimiento físico y anímico.

Tiene poderes antienvejecimiento

Si estás leyendo estas líneas es muy probable que estés familiarizado con el término estrés oxidativo. Como resultado del proceso fisiológico diario que ocurre en todas nuestras células se liberan una serie de elementos denominados radicales libres. Cuando en la célula la concentración de radicales libres aumenta por encima de los antioxidantes puede darse el estrés oxidativo, que a la larga deriva en daños en el tejido. Una buena cantidad de antioxidantes en nuestra dieta como la que contiene el amaranto promueve el equilibrio en la balanza y un estado óptimo de nuestras células.

Favorece la pérdida de peso y la saciedad

Tanto la fibra como las proteínas tienen un elevado poder saciante. El amaranto contiene una buena cantidad de ambas por lo que puede utilizarse para regular el hambre y mantener nuestro apetito saciado durante un tiempo más largo que con otros alimentos. Este efecto puede resultar de gran interés en regímenes con el objetivo de perder peso.

Cuida del sistema cardiovascular

El perfil de grasas saludables del amaranto incluye por un lado grasas monoinsaturadas relacionadas con la reducción del colesterol LDL, el cual está relacionado con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Las grasas poliinsaturadas que también están presentes en el grano tienen por su lado un efecto antinflamatorio además de la capacidad de regular el metabolismo de los lípidos.

Fortalece los huesos

El amaranto contiene calcio, fósforo y magnesio. Este trío de minerales es determinante para el buen desarrollo de la salud ósea, mientras el equilibrio entre calcio y fósforo es fundamental para la formación de huesos, el magnesio asegura la asimilación del último tanto en huesos como en dientes.

Ayuda a mejorar el estado anímico

El amaranto es rico en triptófano el aminoácido precursor de la serotonina, considerada el neurotransmisor del bienestar. Aunque los estudios siguen siendo ambiguos sobre la cantidad de triptófano que puede ser transformado en serotonina cuando es ingerido a través de los alimentos, todo parece indicar que consumir alimentos ricos en este aminoácido ayuda a mantener un buen estado anímico. Por esa razón, incorporar el amaranto que cuenta con cantidades de unos 3 g de triptófano por cada 100 g puede ser contribuir a tu bienestar. De aquí nace el dulce típico mexicano “La alegría”.

Las alegrías son dulces mexicanos que consiste en barras de amaranto tostado, mezclado con miel de abeja, jarabe de azúcar o piloncillo.

Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sigue a La Ruta de la Garnacha en las redes sociales.

Los más Populares

Recibe las últimas noticias

Suscribete al newsletter

Recibe las noticias de lo más actual en el mundo de la garnacha.

Entradas relacionadas

Descubre los beneficios del coco

Disfruta de este elixir natural y eleva tu bienestar a un nivel más fresco y delicioso. El coco es una fruta tropical y un tesoro nutricional que

¿Por qué se llama taco placero?

Esta comida es una buena opción porque aparte de ser económico, es un alimento fácil de preparar, además de ser muy nutritivo. No hay propiamente