El Caviar mexicano, es un alimento tradicional azteca que corre peligro de desaparecer. 

Facebook
Twitter
Whatsapp

Aunque este insecto no es acuático precisamente, se sabe que se reproduce en el agua, y en nuestro país, sobre todo, en las zonas lacustres del Valle de México.

El ahuautle es el nombre con el que se conocen a seis especies particulares de Hemiptera, de 50.000 y 84.500 especies conocidas de insectos, distribuidas por todo el mundo. Estos insectos pertenecen a un suborden de pulgones, moscas blancas y cochinillas.

Aunque este insecto no es acuático precisamente, se sabe que se reproduce en el agua, y en nuestro país, sobre todo, en las zonas lacustres del Valle de México. Pero lo que nos ocupa no es el insecto en sí, sino su hueva, llamada justo ahuautli o ahuahutli, que en nahúatl era axayácatl, que significa algo así como “bolitas de agua”, y que se consumen desde la época prehispánica, y como tal han recibido el nombre de caviar mexicano.

En el mercado también se conocen como “mosco para pájaros”, aunque realmente no es un mosco, sino una chinche que se reproducen en el agua. Tanto el axayácatl en estado adulto como sus huevas son comestibles. La ahuautle se obtiene colocando en la orilla de los lagos unos tules (antiguamente se usaban hojas de mazorca) donde la chinche deja sus huevos, que luego se orean, secan y tuestanBaste decir que este alimento es rico en proteínas.

Los relatos de los conquistadores españoles cuentan que se entregaban como ofrenda a la divinidad Xiuhtecutli. También que eran traídos a la corte de Moctezuma en Tenochtitlán a diario, para que el Emperador azteca pudiera tomarlos frescos para su desayuno.? La ahuahutle se comía en tortas y los conquistadores aprendieron a degustarlas los viernes, cuando su religión católica les impedía comer carnes rojas.

La manera en la que suele comerse es tostado, pues primero, se captura con tules, donde el axayácatl deja sus huevos, que posteriormente se orean, secan y tuestan. Tanto el axayácatl, como el ahuautle son alimentos ricos en proteínas, con unos porcentajes de proteína digestible, respectivamente, del 61,96 y el 63,88 por ciento. Y de acuerdo con los conquistadores españoles, los huevecillos cocinados y el insecto, se entregaban como ofrenda a la divinidad Xiuhtecutli. 

Actualmente en México se sigue consumiendo tostado, pero también se suele preparar en tortas rebozadas en huevo y fritas, pero también en tamales o mixiotes. Las épocas fuertes de su venta y consumo es durante la Cuaresma Nochebuena. Sin embargo, aunque el cultivo de estas especies es simple y barato, aunque alcanzan altos precios en el mercado por la alta demanda y el peligro en el que están por la desecación y contaminación en que se encuentran los lagos de su hábitat

La chinche todavía se puede encontrar al oriente de la Ciudad de México, ya que es un platillo que se niega a morir en las calles de la capital. Hay personas que recorren Tláhuac, Iztapalapa y Xochimilco, Mixquic, San Juan Ixtayopan, Nativitas, La Viga, Tulyehualco, e incluso Tlaltengo, Santiago Zapotitlán, San Lorenzo, Culhuacán, así como por municipios como Chalco y Chimalhuacán; para conseguir el delicioso tesoro.

Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sigue a La Ruta de la Garnacha en las redes sociales.

Los más Populares

Recibe las últimas noticias

Suscribete al newsletter

Recibe las noticias de lo más actual en el mundo de la garnacha.

Entradas relacionadas