El mixiote es un platillo que representa la gastronomía de los mexicanos 

Facebook
Twitter
Whatsapp

La historia de los mixiotes se inicia en la época prehispánica de México.

Los sabores de México son tan variados y fascinantes como su historia y cultura. En medio de esta riqueza gastronómica se encuentra un platillo que ha cautivado los corazones y paladares de quienes lo prueban: los mixiotes. Este manjar, cuya preparación es una verdadera obra de arte culinaria, tiene raíces profundas en la historia de México y ha evolucionado con el tiempo sin perder su esencia.

En este emocionante viaje a través del tiempo exploraremos el origen y la historia de los mixiotes, así como las razones por las cuales se ha convertido en un platillo emblemático de la cocina mexicana. 

Del náhuatl metl, que significa maguey, y xiotl, película o membrana de la penca; el mixiote es la hoja que se desprende de la cutícula del maguey y que era utilizada para cocinar al vapor por los mayas, aztecas y otomís.

El mixiote consiste en un guiso de carne, normalmente borrego y cordero, con una salsa de chiles envueltos en una hoja de mamey y se cree que este platillo se originó al sur de la Altiplanicie Mexicana (Estado de México, Tlaxcala, Puebla, Hidalgo y Querétaro), pues en esta zona es donde se cultiva el maguey pulquero.

La técnica de cocinar en mixiotes se remonta a la época prehispánica de México, cuando los antiguos habitantes utilizaban las hojas de maguey para cocinar alimentos bajo tierra. Con el tiempo, esta técnica evolucionó y se perfeccionó, dando lugar a los deliciosos mixiotes que conocemos hoy en día.

Actualmente existe una gran variedad de mixiotes, los puedes encontrar comúnmente con carne de res, cordero, pollo y conejo, acompañado de alguna salsa, papas y nopales; los hay dulces (relleno de frutas), y también hay algunos más exóticos  elaborados con carne de ardilla, escamoles, jabalí, venado o cocodrilo.

Cuenta la historia que los primeros españoles en probar este plato tan tradicional nuestro fueron a duquesa Catalina de Aragón y Montealbán, junto a su esposo don Carlos Arsillaca y Albarrán, en un banquete especial que los nativos de la Huasteca hidalguense le habrían preparado. Su sabor enamoró a los españoles a tal punto que se encargaron de hacerlo popular en todo el territorio. 

Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sigue a La Ruta de la Garnacha en las redes sociales.

Los más Populares

Recibe las últimas noticias

Suscribete al newsletter

Recibe las noticias de lo más actual en el mundo de la garnacha.

Entradas relacionadas

Tips de salud para esta temporada de lluvia

 Esta época incrementan el riesgo de padecer enfermedades. Durante la temporada de lluvias se combinan diversos factores que aumentan el riesgo de contraer enfermedades. Algunos son la humedad,