¡Jamón pirata! Éstas 5 marcas dañan tu salud.

Facebook
Twitter
Whatsapp

El jamón es uno de los embutidos más consumidos en el territorio mexicano, ya que forma parte tanto del desayuno, como de la comida y la cena, una de sus principales características es que se elabora con diferentes tipos de carne y es sometido a un proceso de salmuera para poder adquirir su sabor tan distintivo.

Dentro del muy diverso mercado mexicano existen diferentes variedades de marcas y precios, desde el más económico hasta los más caros y hasta con calidades premium. Según los datos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), el costo del producto está estrechamente relacionado con la calidad del mismo.

La Profeco realizó un estudio sobre 44 marcas clasificadas como: extrafino, fino, preferente, comercial y económica. Y en los resultados obtenidos, algunas de las marcas no cumplen con los estándares de calidad marcados en la norma del 2003, la cual establece las especificaciones que deben contener, ya sea de pavo o de pierna de cerdo.

Existen jamones que incumplen el porcentaje de carne que anuncian, puesto que contiene menos producto, información falsa o se encuentran fuera de las normas, por ejemplo:

– Parma Campestre: jamón de pierna 250 gramos, el cuál se clasifica como fino; sin embargo, contiene fécula y de acuerdo con las normas, no debería contener, el fabricante mostró que se realizó el cambio de etiqueta a preferente.

 Lala Plenia: jamón virginia de pavo 250 gramos, puesto que no indica el porcentaje de proteína de soya adicionada en su empaque.

– Parma Sabori: jamón virginia de pavo 250 gramos, incumple con el 25 por ciento de reducción de sodio para poder posicionarse con la etiqueta “reducido en sodio”.

– Cuadritos, jamón virginia de pavo: en su presentación a granel no cumple con el porcentaje requerido de proteína libre de grasa, según la clasificación de preferente bajo el cual se promociona.

– San Rafael: jamón real de pierna 300 gramos, el cual contiene un ingrediente que no muestra en su etiqueta, es decir, almidón.

Algunas otras marcas que incumplen las normas o que mienten en su etiquetado por contener, además de pavo o cerdo, soya son: Duby, Bafar, Galy, Parma y Sparta Cocido.

¿Cuál de ellas haz comido?

Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Entradas relacionadas