La Jericalla, un postre tradicional de Jalisco

Facebook
Twitter
Whatsapp

Este postre lleva consigo la esencia cultural y culinaria de Jalisco

Es un postre sencillo en apariencia: crema, leche, azúcar, huevos, vainilla, y una capa de azúcar caramelizada en la parte superior. Pero la jericalla, una especie de flan de origen jalisciense, es mucho más que su lista de ingredientes. Es un postre que lleva consigo la esencia cultural y culinaria de Jalisco, y un distintivo de su rica gastronomía.

Originaria de Guadalajara, la capital de Jalisco, la jericalla es una delicia creada por una monja jerónima española en el siglo XIX. Se dice que la receta nació como un esfuerzo para aumentar el consumo de proteínas de los niños de un orfanato local, mezclando leche y huevos para formar este nutritivo y delicioso postre.

El encanto de la jericalla yace en su equilibrio perfecto entre simplicidad y riqueza. A diferencia del flan, la jericalla se hornea hasta que el azúcar de la superficie se quema, lo que le da su característico color dorado oscuro. Este pequeño detalle marca una gran diferencia en sabor y textura, convirtiendo en un postre único.

La jericalla es una constante en los menús de los restaurantes locales en Jalisco, donde los cocineros y los chefs la preparan con orgullo, siguiendo la tradición y honrando la rica historia gastronómica de la región. Se sirve tanto en ocasiones especiales como en comidas cotidianas, siempre recibiendo el mismo afecto y aprecio por parte de los comensales.

Además, este postre ha traspasado fronteras. En la actualidad, la jericalla es un manjar que se encuentra en muchas ciudades alrededor del mundo, gracias a la diáspora mexicana y a la creciente popularidad de la cocina mexicana. Pero, sin importar cuán lejos viaje, la jericalla siempre llevará consigo un pedazo de Jalisco.

La jericalla es más que un postre; es un testimonio de la herencia y la identidad de Guadalajara y del estado. En cada cucharada se puede degustar la esencia de su gente, su historia, su amor por la comida y su orgullo por su tierra. Y en la actualidad, cuando valoramos más que nunca la autenticidad y la historia detrás de nuestra comida, este humilde postre se destaca como un verdadero tesoro cultural y gastronómico de México.

Por lo tanto garnachero, si tienes la oportunidad de visitar Jalisco, no puedes dejar pasar la oportunidad de probar una auténtica Jericalla. O si prefieres aventurarte en la cocina, intenta prepararla en casa. De cualquier manera, al disfrutar de una jericalla, te unirás a una larga tradición de deleite en uno de los postres más apreciados de México.

Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sigue a La Ruta de la Garnacha en las redes sociales.

Los más Populares

Recibe las últimas noticias

Suscribete al newsletter

Recibe las noticias de lo más actual en el mundo de la garnacha.

Entradas relacionadas

Tips de salud para esta temporada de lluvia

 Esta época incrementan el riesgo de padecer enfermedades. Durante la temporada de lluvias se combinan diversos factores que aumentan el riesgo de contraer enfermedades. Algunos son la humedad,