Lo que se debe y no se debe hacer al preparar tamales

Facebook
Twitter
Whatsapp

El Día de la Candelaria es una fecha que todos esperamos con ansias, porque a todo el mundo le encanta comer tamales.

Uno de los mitos más populares a la hora de preparar tamales es que si se preparan mientras estás enojada o enojado, los tamales simplemente no se cuecen o quedan mal. ¿Es mito o realidad?

¿Estar enojada hace que los tamales salgan mal?

El mito de los tamales mal cocidos existe desde hace más de cinco siglos, es mencionada por Fray Bernardino de Sahagún, en Historia general de las cosas de Nueva España, donde habla de los dichos de antiguos pobladores de Tlatelolco, Texcoco y Tenochtitlán:

“Algunos se pegan a la olla, como la carne cuando se cuece y se pega a la olla. Decían que el que comía aquel tamal pegado, si era hombre, nunca bien tiraría en la guerra las flechas, y su mujer nunca pariría bien. Y si era mujer, que nunca pariría, que se la pegaría el niño dentro”.

Los principales mitos sobre la cocción de los tamales

Es bien sabido en la comunidad no oficial de los tamales que queda estrictamente prohibido que alguien se enoje, se peleen entre los que están ahí, ya sea o no que participes en la preparación, pero nadie debe de disgustarse porque de lo contrario, los tamales no se van a terminar su cocción.

¿Cuál es la verdadera razón por la que no se logran cocer los tamales?

No te agobies porque no es porque estés enojada o enojado. De acuerdo con el Grupo Mexicano Antropología de la Alimentación, en la mala cocción los principales motivos son los siguientes:

  • Los tamales tuvieron un mal acomodo en la olla; o sea, que se encimaron demasiado y no hubo espacio suficiente para una cocción pareja.
  • La masa quedó muy líquida por exceso de caldo, agua o manteca. Para que esto no te pase mejor consulta la cantidad de manteca que debes ocupar para tus tamales.
  • Si tus tamales tienen relleno, también es un factor que puede entorpecer la cocción; mucha humedad como una salsa podría jugarte mal a la hora de cocinarse.

Otros mitos sobre la cocción de los tamales

  • No estar triste o llorar: las emociones, sabemos que en ocasiones no están en nuestro control, y puede que nos desbordamos en llanto, alegría o tristeza, pero eso a los tamales no les importa. Se dice que si alguien llora o está triste, los tamales saldrán salados. Y un pequeño disclaimer que queremos hacer es que todo esto es parte de las tradiciones, el sustento o veracidad científica es cosa aparte.
  • Bailarle a los tamales: evidentemente este ritual es de forma preventiva. Si alguien llora, está triste o se enoja; el responsable de dichas emociones deberá bailarle al bote o la olla de tamales para que se encontenten y solo así se revertirá lo salado y terminarán de cocinarse perfectamente.
Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sigue a La Ruta de la Garnacha en las redes sociales.

Los más Populares

Recibe las últimas noticias

Suscribete al newsletter

Recibe las noticias de lo más actual en el mundo de la garnacha.

Entradas relacionadas

Tips de salud para esta temporada de lluvia

 Esta época incrementan el riesgo de padecer enfermedades. Durante la temporada de lluvias se combinan diversos factores que aumentan el riesgo de contraer enfermedades. Algunos son la humedad,