¿Te puedes morir por comer demasiado?

Facebook
Twitter
Whatsapp

Esto es lo que le sucede al cuerpo cuando se come en exceso.

¿Alguna vez has comido tanto que has tenido la sensación de que te iba a estallar el estómago? Casi todos recordamos alguna ocasión en la que hemos comido más allá del punto de saciedad, ya sea que nos excediéramos en un restaurante de comida rápida favorito o nos atiborráramos en una comida festiva.

Comer en exceso a menudo parece ocurrir durante las fiestas, cuando nos reunimos con la familia para celebraciones que giran en torno a alimentos especiales que no comemos habitualmente.

Si se convierte en un hábito, comer en exceso con frecuencia —sobre todo alimentos poco saludables— puede causar un trastorno alimentario o un aumento excesivo de peso. El sobrepeso aumenta el riesgo de padecer problemas cardíacos, derrames cerebrales, diabetes de tipo 2, problemas respiratorios, muchos tipos de cáncer y muerte prematura.

¿Puedo morir de comer en exceso? 

Sí, tenemos varios informes sobre personas que murieron por exceso de “complacencia”. Es algo muy raro, pero sucede. Una persona murió al romperse el esófago, el tubo que conecta la boca con el estómago, y en otros casos, como decíamos, la ruptura del estómago por comer demasiado no acabó bien.

Pero incluso a corto plazo, comer en exceso tiene efectos sobre el organismo, según los expertos. A continuación, te explicamos seis cosas que le suceden a tu cuerpo cuando comes demasiado y qué hacer para sentirte mejor.

1. El estómago se expande y presiona los demás órganos

Al comer, el estómago se expande para dar cabida a la comida adicional, y todo el abdomen se distiende. Por eso empiezas a sentir que necesitas desabrocharte el botón superior o el cinturón.

Si continúas comiendo, el estómago se expande tanto que comienza a presionar los demás órganos internos. “Es una sensación incómoda”, señala Earles.

2. El metabolismo se acelera

Para ayudar a tu cuerpo a descomponer toda esa comida, tu metabolismo se acelerará temporalmente después de una comida copiosa.

Esa aceleración puede hacer que algunas personas se sientan de forma temporal acaloradas, sudorosas o mareadas después de comer demasiado.

3. El corazón bombea con más fuerza para enviar más sangre al sistema digestivo

Cuando comes demasiado, el cuerpo desvía el flujo sanguíneo y la energía del cerebro y otros órganos a los intestinos. “Esa es en parte la razón por la que te sientes cansado”.

El corazón también late más rápido durante varias horas para bombear la sangre adicional que el cuerpo necesita para la digestión.

Un estudio dividió a los participantes en dos grupos: un grupo comió una comida pequeña y el otro comió una comida dos veces y media más grande. El estudio determinó que las personas que comieron la comida más grande produjeron el doble de sangre. Su ritmo cardíaco también fue mucho más elevado en comparación con el grupo de la comida pequeña, y se mantuvo elevado dos horas después, mientras que el ritmo cardíaco del grupo de la comida pequeña había vuelto a la normalidad.

4. Te sientes cansado y lento

Es probable que te hayas dado cuenta de que no tienes mucha energía cuando tienes el estómago lleno. Una disminución en el nivel de energía es normal porque tu cuerpo está trabajando mucho para digerir la comida. Después de comer, tus órganos también liberan enzimas y hormonas adicionales, como la leptina y la serotonina, que contribuyen a la fatiga, indica Hoscheit. Un estudio reveló que puedes sentirte somnoliento y aletargado hasta cuatro horas después de comer en exceso.

5. El nivel de azúcar en la sangre experimenta subidas y bajadas significativas

Cuando comes, aumenta el azúcar (glucosa) en la sangre, sobre todo si comes alimentos ricos en azúcar y carbohidratos. Esto hace que el cuerpo libere una hormona llamada insulina para transportar la glucosa del torrente sanguíneo a las células, donde se utiliza como fuente de energía.

Si comes en exceso y demasiado rápido, “tu cuerpo no da abasto”. “Si no secretas suficiente insulina, la cantidad de azúcar en la sangre se dispara y luego disminuye de manera súbita”. Esa bajada repentina puede hacerte sentir nervioso y contribuir a la sensación de letargo y fatiga.

6. Es posible que experimentes acidez estomacal y reflujo ácido

Es frecuente que las personas sufran acidez estomacal y distensión abdominal después de comer en exceso. La acidez se produce cuando el ácido y otros contenidos del estómago suben al esófago, y provocan una desagradable sensación de ardor en el pecho.

Al distenderse el estómago por exceso de comida, el músculo que separa el esófago del estómago se relaja temporalmente.

Si el estómago está muy lleno, “la comida tiene que ir a alguna parte, así que regresa al esófago”, dice Hoscheit.

Cómo sentirse mejor después de comer demasiado

La buena noticia es que la mayoría de las personas se sienten bien unas horas después de comer demasiado. Y siempre que no sea algo habitual, los estudios indican que el organismo se recupera con bastante rapidez de un único episodio de comer en exceso.

A continuación te ofrecemos algunas medidas que puedes tomar para aliviar el malestar la próxima vez que sientas el estómago incómodamente lleno y distendido.

  • Mantente en posición vertical. Cuando uno no se siente bien, es posible que se sienta inclinado a dormir la siesta o tumbarse en el sofá, pero permanecer de pie durante un rato favorece el flujo natural de la digestión. También reduce el riesgo de acidez estomacal y reflujo ácido.
  • Muévete. Un poco de actividad ligera, como dar una vuelta a la manzana, ayuda a aliviar las molestias y a que el cuerpo empiece a quemar las calorías sobrantes. “También ayuda a regular el nivel de azúcar en la sangre para que no baje demasiado pronto… y esto hará que te sientas mejor”.
  • Bebe agua. Mezclar líquidos con sólidos facilita el proceso de digestión del estómago y ayuda a prevenir el estreñimiento. “Piensa en una licuadora: es más fácil mezclar los sólidos si añades agua”.
  • Prueba los productos de jengibre o menta. Se ha demostrado que ambos remedios caseros ayudan a calmar el estómago. Vienen en diferentes formas, como tés y pastillas.
  • Toma un antiácido para la acidez estomacal. Los antiácidos de venta libre ayudan a neutralizar el ácido estomacal y alivian con rapidez los síntomas de la acidez.
Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sigue a La Ruta de la Garnacha en las redes sociales.

Los más Populares

Recibe las últimas noticias

Suscribete al newsletter

Recibe las noticias de lo más actual en el mundo de la garnacha.

Entradas relacionadas

Alimentos que se inventaron por accidente

Algunos de los alimentos que consideramos más comunes, jamás fueron pensados y detallados por grandes chefs. La alimentación moderna depende de considerables esfuerzos de investigación