Beneficios de comer insectos… ¡Deliciosos!

Facebook
Twitter
Whatsapp

Todo lo que florece, se arrastra, camina, corre o vuela va para la cazuela.

En muchos lugares no es normal comer insectos, y de hecho es un tanto insalubre, pero en México es ya una tradición que, además está documentada. Por ejemplo, en el Códice Florentino de Fray Bernardino de Sahagún, él describe, al menos, 96 especies de insectos comestibles; asimismo, Hernán Cortés, Bernal Díaz del Castillo y Pedro de Alvarado dejaron escritos que describían los platillos de Moctezuma II, el Tlatoani que gobernaba a la llegada de los españoles, y en la mayoría predominaban algunos insectos como escamoles, jumiles o ahuautles, entre otros.

Con el paso del tiempo, los insectos comestibles dejaron de consumirse, debido a que los colonizadores hicieron campaña en contra de algunos alimentos típicos de la región, pero algunos prevalecieron.

Beneficios de consumir insectos son los siguientes:

Hay muchas razones por las que los insectos comestibles están en la gastronomía mexicana. El motivo principal es que, como en todos los rincones del mundo, los habitantes recurren a lo que hay en el entorno para construir tanto su cultura como su día a día. Así que los adaptaron a su dieta y resultaron mejor de lo que pensaron, ya que aportan distintos beneficios a la salud y también al medioambiente; estos son algunos:

  • Son nutritivos ya que ofrecen energía, grasa, proteínas y fibra, dependiendo del insecto. Esto quiere decir que son altos en proteína, por lo que pueden sustituir la carne de res o incluso de pollo.
  • Debido a la escasez de alimentos y a la extinción de algunos animales, los insectos actúan como sustituto debido a la riqueza en nutrientes, asimismo, son fáciles de hallar (la mayoría), e inclusive, se pueden reproducir fácilmente y en ecosistemas alternos.
  • Los insectos comestibles son respetuosos para la inocuidad alimentaria, es decir, son más higiénicos que otros animales. Incluso si se comen al momento de ser cazados están limpios, ya que no arrojan sangre y fluidos variados en altas cantidades.
  • Son sostenibles ya que la cría, por ejemplo, emite menos gases de efecto invernadero que otras fuentes de proteína animal.
  • Su crianza y mantenimiento requieren menos agua que otros animales, por lo que los insectos comestibles son capaces de facilitar el ahorro del líquido vital.
  • Ofrecen oportunidades económicas a pequeños emprendedores, o bien, grandes. Al ser insectos se utiliza poco espacio, se pueden criar en en el campo o en la ciudad y se venden a restaurantes o de forma personal.

En México, una amplia variedad de insectos se consumen regularmente. Algunos de los más populares incluyen:

Chapulines: Saltamontes tostados y sazonados con sal y limón, son un bocadillo crujiente y sabroso.

Gusanos de Maguey: Larvas que se encuentran en las plantas de agave, se pueden comer crudas, fritas o como parte de guisos tradicionales.

Escamoles: También conocidos como “caviar mexicano”, son larvas de hormiga que se encuentran en las raíces de ciertos tipos de plantas. Se preparan con mantequilla, ajo y epazote, y se sirven como un plato delicado y exquisito.

Jumiles: Pequeños escarabajos que se consumen principalmente en el estado de Oaxaca. Se utilizan frescos o secos en tacos, salsas y otros platillos.

Estos solo son algunos de los gusanos comestibles, así que si los ves que los venden en la calle ¡no lo dudes y compra una bolsita!

Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sigue a La Ruta de la Garnacha en las redes sociales.

Los más Populares

Recibe las últimas noticias

Suscribete al newsletter

Recibe las noticias de lo más actual en el mundo de la garnacha.

Entradas relacionadas