Este cereal mexicano tiene las tres “b”: bueno, bonito y barato

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sorprendentemente para todos, se trata de una marca que, casi no tiene publicidad y aún así ofrece un producto de gran calidad.

Tras la larga crisis económica que empezó en 1982, miles de madres mexicanas se tronaban los dedos todos las mañanas pensando en cómo alimentar a sus pequeños hijos con el poco dinero disponible. Grande fue el alivio para muchas de ellas cuando encontraron en los estantes de las tiendas de abasto populares unos grandes paquetes de cereal de trigo inflado por solo siete pesos, se llamaban Chachitos.  

Eran ideales. Por ese precio las reinas del hogar conseguía 250 gramos de estos granos azucarados sabor vainilla además de tener en ellos la opción ideal para apagar el deseo de sus vástagos por consumir todos los cereales de marcas estadounidenses con los que la televisión les había llenado la cabeza.   

La marca mexicana “Chachitos”, la cual salió con una calidad excelente en comparación a otras marcas analizadas por la Profeco, en la búsqueda de la de mejores características en el mercado.

Chachitos es una de las tres marcas que contiene mayor cantidad de proteínas, con 3.08 gramos (g) por cada 30 g; las primeras dos son, Nestlé Cheerios y Quaker Oatmel Squares, con 3.74 g y 3.37 g, respectivamente.

De hecho Chachitos es una de las tres marcas que tiene menos azúcar, con 6.24 g por cada 30 g, a comparación de cereales como los hechos de arroz inflado de chocolate, que contienen 8.50 g, o los de hojuelas azucaradas con 7.19 g por porción.

Según el estudio de la Profeco, el valor nutricional de los Chachitos es el siguiente:

  • Proteína: 3.08 g/ 30 g.
  • Grasa: 0.69 g.
  • Azúcares: 6.24 g.
  • Fibra: 2.00 g.
  • Carbohidratos complejos: 15.81 g.
  • Aporte energético: 107 kilocalorías (kcal).

De qué están hechos los chachitos

Se trata de un cereal muy básico, pero no por ellos falto de sabor y calidad, hecho íntegramente trigo integral inflado con azúcares añadidos (azúcar, melaza), Sal yodada y un sabor artificial de vainilla, manzana-canela, chocolate, fresa y natural. Esto dependerá del tipo de cereal que elija el consumidor.

Fueron inventados en Chihuahua por un hombre en el año de 1954, quien metió los granos de trigo a una olla caliente para que éstos se inflaran llegados los 65 grados. Una vez en este punto los endulzó y salió a venderlos, tienda por tienda, empaquetados en bolsas de papel. 

Era tan dulces y sobre todo baratos que la gente se hizo de inmediato dependiente de ellos, sobre todo para alimentar a sus hijos en el desayuno por un módico precio. La demanda se incrementó rápidamente por todo Chihuahua. 

Sin embargo fue hasta 1990, cuando los Chachitos salieron de su estado de origen para ser vendidos en otras partes de la República Mexicana, especialmente en el centro del país, en donde tiendas como SumesaEl Sardinero La Conasupo empezaron a surtirlo, con el mismo éxito de ventas que tuvo en su ciudad de nacimiento. Fue entonces cuando en verdad ayudaron a un número masivo de  madres de familia a paliar los efectos de la crisis que venía de 1982. 

Los Chachitos se siguen sirviendo con leche en muchas familias del país, en algunos casos porque su precio apenas supera los 20 pesos, en otros por costumbre, en otros casos por deliciosos  y en otros casos porque los Chachitos nos recuerdan el amor de mamá, quien se las ingeniaba por alimentarnos con algo rico, pese a que la economía del hogar no fuera la mejor.

Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sigue a La Ruta de la Garnacha en las redes sociales.

Los más Populares

Recibe las últimas noticias

Suscribete al newsletter

Recibe las noticias de lo más actual en el mundo de la garnacha.

Entradas relacionadas