Febrero mes del amor y del pulque

Facebook
Twitter
Whatsapp

Esta bebida acarrea también un importante sentido cultural, pues al ser de origen prehispánico, lleva mucha historia.

El pulque es la bebida mexicana por excelencia y a pesar de que su fiesta nacional es reciente, el primer domingo de febrero se celebra con entusiasmo.

La historia de esta bebida se pierde en el principio de los tiempos, hasta el origen de la agricultura en Mesoamérica, es tan antigua que su creación se atribuye a los mismos dioses.

La popularidad del pulque está ligada no solo a su delicioso sabor, sino también a su versatilidad, pues podemos encontrar entre sus variantes más conocidas el curado de apio, de jitomate, de avena, de piña, o bien disfrutarlo así, sin más, al natural.

Esta bebida acarrea también un importante sentido cultural, pues al ser de origen prehispánico, lleva mucha historia a cuestas que la hace además de popular, representativa de la cultura mexicana, sus costumbres y sus raíces.

Originalmente, el pulque era considerado una bebida sagrada, por lo que sólo los sacerdotes prehispánicos podían consumirlo en los ritos y ceremonias ancestrales. Sin embargo, a la llegada de los españoles a territorio mesoamericano, ésta fue permitida para consumo general, extendiéndose ampliamente por todos los sectores sociales de aquel entonces, comenzando ahí también el crecimiento de su popularidad.

Esta bebida ancestral, más allá de su sabor y tradición, cuenta con algunas características que le dan un toque único y especial. Se han investigado los usos y beneficios del pulque en pro de la salud, pues éste aporta gran cantidad de probióticos que ayudan a mejorar y a regular la flora intestinal.

En el plano histórico el descubrimiento del pulque debe ubicarse en el altiplano mesoamericano durante el preclásico, en torno al año 1000 antes de nuestra era.

Existen vestigios arqueológicos que comprueban esta milenaria tradición pulquera, restos de cerámica, murales, códices y crónicas, así como el estudio mismo de las prácticas para la elaboración del pulque, que va desde una planta en el monte, hasta el vaso de pulque en la mesa.

El pulque en Mesoamérica fue lo mismo que el vino para los pueblos mediterráneos, con toda la carga cultural y mitológica que ello implica.

Pulque natural, tlachique suave o fuerte, curados de frutas de temporada, de semillas y cereales, también de flores y combinaciones modernas con sabores sorprendentes. El pulque no es una moda, es tradición y es cultura, es la bebida nacional por excelencia.

 

Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sigue a La Ruta de la Garnacha en las redes sociales.

Los más Populares

Recibe las últimas noticias

Suscribete al newsletter

Recibe las noticias de lo más actual en el mundo de la garnacha.

Entradas relacionadas