¿Hay algún aumento en el deseo sexual cuando hace calor?

Facebook
Twitter
Whatsapp

En general el verano se asocia a un aumento del deseo sexual y de los encuentros sexuales.

Habitualmente se cree que en invierno, debido al frío, necesitamos más contacto físico, lo que hace que aumenten las relaciones sexuales. Si esto se cumple, en verano podríamos creer todo lo contrario, que se evitase el contacto físico por culpa del calor.

En verano el calor suele propiciar los encuentros sexuales, debido a que producimos más oxitocina y endorfinas, relacionadas con el deseo sexual, haciendo que aumente.

Aunque, los expertos reconocen que “nuestro deseo sexual puede variar a lo largo de nuestra vida y se puede ver influido por otros factores que no son los climatológicos. Por tanto, no es una causa directa de los niveles de deseo”. La realidad es que cada persona es diferente y los niveles de deseo sexual, ya sea en verano o en invierno, pueden variar.

“Hay personas a las que el calor del verano les anima a tener relaciones sexuales y otras que lo pasan mal con el calor y disminuye su apetencia sexual, independientemente de que sean hombres o mujeres”, indican los psicólogos del Instituto Psicología-Sexología Mallorca.

Algunas de las razones por las que, en algunas personas, las ganas de mantener relaciones sexuales aumentan en verano son:

1) Un mayor sudor

“A muchas personas les resulta atractivo ver a otras personas sudando, incluso se relaciona con el deseo sexual”, aseguran. Si bien es cierto que, a muchas otras personas el sudor les causa rechazo, evitando las relaciones sexuales.

2) Menos ropa

En verano la gente se viste con menos ropa. “Parece ser que esto hace que nos sintamos más atractivos y nos fijemos también en los demás, algo que solemos relacionar con el deseo sexual”, explica el equipo de sexólogos.

Además, es más cómodo mantener relaciones sexuales al tener que quitarse menos ropa, al contrario que cuando hace frío que solemos llevar más capas.

Sin embargo, los psicólogos del instituto advierten de que “debemos tener en cuenta que mucha gente se siente incómoda al enseñar su cuerpo y prefieren otras épocas del año donde puedan ir más tapadas. El atractivo de las personas no depende sólo del moreno de su piel o de la cantidad de ropa que lleve, sino de muchos otros factores, provocando que, independientemente de la época del año, nuestro deseo sexual pueda aumentar o disminuir”.

3) Más horas de luz

Son diversos los estudios que demuestran que la luz del sol incrementa los niveles de testosterona y de estrógenos (hormonas sexuales), favoreciendo el deseo sexual y el estado de ánimo.

“También eleva los niveles de producción de serotonina, un neurotransmisor que produce el cerebro y que nos hace sentir placer y excitación sexual. Por eso, habitualmente, la época de verano nos parece más placentera, aunque debemos tener en cuenta que hay personas que disfrutan más de otras épocas del año, por tanto también es una cuestión muy personal”, explican.

4) Fantasías relacionadas con el verano

Aunque fantasías las puede haber de todo tipo, son comunes algunas relacionadas con el verano. Por ejemplo, una de las fantasías sexuales más frecuentes es mantener relaciones dentro del agua, ya sea en la playa o en la piscina.

Los especialistas señalan que se puede utilizar el preservativo en contacto con el agua de mar, de río, en la ducha, etc. Sin embargo, “no es recomendable en la piscina debido a los componentes químicos que pueden dañar el látex. No olvidemos que dentro del agua siguen existiendo riesgo de embarazo o de contraer una infección de transmisión sexual, por ello la importancia de utilizar el preservativo”.

Curiosamente, este incremento de relaciones sexuales que se suelen producir en verano puede sacar a la luz un problema ya existente en los hombres, pero que no se había notado hasta ese momento.

Al practicar más sexo, o intentarlo al menos, algunos hombres se dan cuenta de que tienen problemas de disfunción eréctil. De hecho, según un informe elaborado por Boston Medical Group, las consultas por este problema en las consultas de urología o sexología se incrementan hasta un 27% tras el verano.

Otro problema habitual en estas fechas es la eyaculación precoz, que puede estar causada por la ansiedad que causan las relaciones esporádicas, más habituales en época de vacaciones y fiestas.

En este caso, lo importante es no dejar que la vergüenza impida buscar ayuda, ya que estos problemas suelen tener una fácil solución. Cuanto antes se pongan en manos de un experto, mejor.

Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sigue a La Ruta de la Garnacha en las redes sociales.

Los más Populares

Recibe las últimas noticias

Suscribete al newsletter

Recibe las noticias de lo más actual en el mundo de la garnacha.

Entradas relacionadas

Tips de salud para esta temporada de lluvia

 Esta época incrementan el riesgo de padecer enfermedades. Durante la temporada de lluvias se combinan diversos factores que aumentan el riesgo de contraer enfermedades. Algunos son la humedad,