La capirotada es un platillo muy cotizado en la Cuaresma

Facebook
Twitter
Whatsapp

La receta de la capirotada llegó a la Nueva España durante la Conquista, y fue evolucionando de forma progresiva hasta como la conocemos hoy.

Una delicia a la vista y al paladar es la capirotada, que se puede considerar como la reina de los postres en estos días de Cuaresma, la cual ha defendido su “reinado” ante la calabaza en tacha y el camote dulce, ya que la capirotada es muy popular en todo México.

Su nombre se deriva de “capirote”, la palabra con que se conoce a la los gorros altos y puntiagudos que usan ciertos sacerdotes en las procesiones de Semana Santa.

Este platillo típico de tiempos de Semana Santa en México y en ciertos lugares de Estados Unidos donde habitan inmigrantes mexicanos, consiste en una especie de budín que se hace con pan viejo bañado en piloncillo, aromatizado con canela y clavos, y que en su forma tradicional incluye láminas de queso Cotija añejado.

La capirotada tiene orígenes españoles. No obstante, existen en la Roma Antigua antecedentes remotos de una receta que consiste en trozos de pan bañados en vinagre con agua, seguidos de capas de pollo, queso, alcaparras y pepinos. Curioso, ¿no?

Pero es en España donde se consolida una receta más similar a la que conocemos en México (especialmente en el norte y Bajío). Solo que en el país ibérico de manera inicial se le preparaba con ingredientes salados y embutidos.

Luego la receta llegó a la Nueva España, durante la Conquista, y fue evolucionando de forma progresiva hasta la receta de hoy. 

La capirotada nunca ha perdido su esencia eminentemente religiosa. Sólo recordemos en qué época de nuestro país llegó: durante la Conquista se realizó en nuestro territorio una suerte de Cruzada eclesiástica para convertir a nuestros indígenas al cristianismo. Es por eso que sus ingredientes cuentan por sí mismos una historia:

El pan viejo con el que se hace alusión al cuerpo de Cristo, un poco desmejorado. A su vez, la miel de piloncillo asemeja su sangre. La canela es un símil de la madera de la cruz donde se le crucificó y, los clavos, de las herramientas del mismo nombre con que se le aseguró a la cruz.

El queso, a su vez, representa el sudario de la verónica y la sábana Santa donde se envolvió a Cristo bajado de la cruz.

La grajea es un elemento moderno pero lo relacionan con la alegría de la Pascua y la resurrección que se espera.

Entonces la capirotada es más que un simple postre de temporada que invita a meditar en los Misterios de la redención, y comer capirotada pensando en la pasión de Cristo, más allá de un simple antojo ayudará a meditar en familia el don de la redención que nos brindó Cristo en la cruz.

Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sigue a La Ruta de la Garnacha en las redes sociales.

Los más Populares

Recibe las últimas noticias

Suscribete al newsletter

Recibe las noticias de lo más actual en el mundo de la garnacha.

Entradas relacionadas