Las Changueras, conoce la historia de estas mujeres en Mazatlán

Facebook
Twitter
Whatsapp

Las Changueras, quienes ofrecen pescados y mariscos frescos para preparar platillos típicos de la región son una tradición pesquera de hace más de 40 años.

Un tradicional fenómeno ocurre a diario en las calles de Aquiles Serdán y Alejandro Quijano en el centro de Mazatlán. Sin descanso de 6:00 am a 6:00 pm, las conocidas “changueras” ubican sus puestos llenos de cubetas rebosantes de camarón y otros productos de origen marino a lo largo de las banquetas.

Cada día cientos de mazatlecos y turistas visitan estas calles para poder comprar los mariscos más frescos de la ciudad, ya que diriamente las familias de estas “changueras” salen a pescar para poder surtir el producto fresco en cada uno de sus puestos.

Las changueras han sido parte integral de la cultura de la ciudad durante generaciones, proporcionando sustento a las familias locales y dando un vistazo auténtico a la vida costera.

¿Por qué se les conoce así?
Según relatan las propias comerciantes y vendedoras de camarón, el término “Las Changueras” se originó en el pasado, cuando los esposos de las mujeres solían pescar camarones de manera ilegal en los esteros antes de las fechas que establecían las autoridades. Con el afán de ganar más dinero, desafiaban estas regulaciones y adelantaban la pesca, ignorando las vedas y el proceso de entrega a las cooperativas.

En ese entonces, los hombres que pescaban el camarón usaban una herramienta de trabajo que se llama “chango”, una herramienta pequeña que se instala en las redes que utilizan las embarcaciones de camarón. El uso de esta herramienta está prohibida en las aguas del litoral del Océano Pacífico, por ello a las vendedoras de esta pesca se les denominó Las Changueras, palabra que proviene del “changuerismo”, es decir, pesca ilegal.

Las Changueras exhiben sus productos en bandejas o javas llenas de agua y hielo, sobre los que colocan los mariscos, esto asegura su frescura durante el día, ya que, por su ubicación, en una de las avenidas más transitadas de la ciudad, hacen que la refrigeración eléctrica sea prácticamente imposible.

Una de las cosas que más caracteriza a este mercado es que la zona donde venden ya tiene un aroma peculiar a marisco que demuestra la pertenencia de las changueras a este espacio, y que hace que quienes no son de Mazatlán puedan localizarlas fácilmente.

Gracias a la popularidad que han adquirido a lo largo de estas cuatro décadas, el grupo de mujeres que trabaja en esta zona se instala todos los días desde las primeras horas del día, hasta que se mete el sol, asegurando que los mazatlecos encuentren sus alimentos frescos a cualquier hora del día.

Lo mejor de este mercado, es que se puede encontrar marisco fresco a precios más accesibles que en otros lugares, por ejemplo, los consumidores pueden comprar el kilo de camarón desde los $60 hasta los $250 pesos, esto dependiendo del tipo de producto, las aguas de las que vienen y su tamaño.

Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sigue a La Ruta de la Garnacha en las redes sociales.

Los más Populares

Recibe las últimas noticias

Suscribete al newsletter

Recibe las noticias de lo más actual en el mundo de la garnacha.

Entradas relacionadas