Las flores y hojas del tepejilote se aprovechan de mil maneras en la cocina ¿Lo conoces?

Facebook
Twitter
Whatsapp

Con esta palma comestible se pueden hacer deliciosos guisados.

Nombrado científicamente como Chamaedorea tepejilote, el tepejilote es una palma silvestre que alcanza hasta cinco metros de altura y crece en los estados de Chiapas, Oaxaca, Puebla, Tabasco y Veracruz, en nuestro país; y también en Centroamérica, hasta Panamá.

Asimismo, sus flores han formado parte de la alimentación de las comunidades indígenas del sureste de México desde tiempos prehispánicos. De hecho, según investigadores del Instituto de Ecología, hay evidencias arqueobotánicas que demuestran que tanto olmecas como mayas lo consumían.

Su nombre proviene del náhuatl tepexilotl, de tepetl, cerro y xilotl, mazorca de maíz tierno; lo que podría traducirse como maíz de montaña. Sin embargo, aunque sus flores envueltas en vainas semejan un elote tierno, botánicamente son diferentes pues el tepejilote es una palma.

Además, de acuerdo a la región, se le conoce como pacaya, guaya de joma y chi ib (en Chiapas); ixquil, quib, chimp, bojon y chem-chem (en Oaxaca); y recibe otros nombres como elote de monte y caña verde.

La “mazorca” del tepejilote guarda de 10 a 25 inflorescencias de color amarillo claro de unos 35 cm de largo, la palma puede medir hasta 5 metros de altura y tiene hojas de 50-60 cm de largo, que las hace idóneas para elaborar arreglos florales.

Se distribuye desde México (Chiapas, Oaxaca, Puebla, Tabasco y Veracruz) hasta Colombia y crece en bosques húmedos, cálidos y bajo sombra. El uso alimenticio del tepejilote es muy antiguo, hay evidencias arqueobotánicas que demuestran su consumo desde los olmecas y mayas. Se sabe que el tepejilote contiene 25% de proteína cruda, fibras, hierro y calcio.  

La inflorescencia masculina del tepejilote tiene un ligero sabor amargo, agradable para el gusto de muchas personas; esto nos recuerda que a los mexicanos nos gusta lo amargo, ácido y picante, por lo que hay que disfrutar con seguridad de su sabor.

Las inflorescencias se hierven con sal hasta que se ablandan y se preparan, por ejemplo, capeadas solas o en salsa de tomate, en escabeche y guisadas con huevo, carne o frijoles. También la “mazorca” sobre las brasas se cuece en su jugo y sus inflorescencias se pueden degustar con sal y limón. La floración del tepejilote ocurre entre octubre-diciembre hasta febrero-abril dependiendo de la región en toda su área de distribución.

En Veracruz lo podemos consumir en Huatusco, Coscomatepec, Córdoba, Uxpanapa y Los Tuxtlas, donde forma parte de la cocina tradicional.

Por otro lado, las flores de esta planta también tienen cualidades medicinales, pues de acuerdo con investigaciones del Instituto de Ecología, pueden ayudar a controlar los niveles de glucosa en la sangre y cuentan con funciones antioxidantes.

Finalmente, sus hojas, de entre 50 y 60 centímetros de largo, se aprovechan para elaborar arreglos florales; se usan para decorar puestos callejeros de comida y hasta para conservar el pan.

Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sigue a La Ruta de la Garnacha en las redes sociales.

Los más Populares

Recibe las últimas noticias

Suscribete al newsletter

Recibe las noticias de lo más actual en el mundo de la garnacha.

Entradas relacionadas