Los 10 mejores panes de México ¿Cuál tu favorito?

Facebook
Twitter
Whatsapp

Si eres panero de corazón, te dejamos los 10 panes más populares de México

México es el país donde existe la mayor variedad de panes en el mundo. Para hablar del pan y de su extensa diversidad, es necesario hablar de su historia, ya que las diferentes formas y nombres han surgido a través de los años. Desde la época prehispánica consumíamos nuestro similar al pan, que eran unas tortitas de maíz, que además, se daban como ofrenda. Para moler el maíz y otros granos y semillas, nuestros antepasados usaban metates y morteros de piedra, y fue hasta la llegada de los europeos, que se introdujo el molino jalado por animales. En 1525 se tiene el primer registro de una panadería con producción en una plaza pública de panes mexicanos. 

Durante la época del Porfiriato la influencia de la panadería francesa llegó a México y gustó mucho, de aquí surgieron las campechanas, las banderillas, los panes hechos con hojaldre, y el birote, que eran ofrecidos en la calle, en una canasta que los repartidores cargaban en la cabeza; sin embargo, la panadería mexicana siempre fue la preferida. Más tarde existieron algunos establecimientos y mucho después llegó la panadería El Globo y El Molino, ambas francesas.

La panadería mexicana es reconocida como una de las más creativas del mundo y según la Cámara Nacional de la Industria Mexicana de la Panificación (CANAIMPA) en el país se cuenta con un registro de unas 1200 variedades de pan dulce y unas 400 de pan salado. 

Bolillo

  • Es un pan hecho con harina de trigo, de origen colonial. Se dice que Juan Guerrero, sirviente de Hernán Cortés, fue el portador de este grano cuando encontró tres granos de trigo en el arroz, los cuáles plantó y uno germinó. Debido al crecimiento de las panaderías, los panaderos decidieron sacar cada 20 minutos bolillos calientes y recién salidos del horno; y, por su bajo costo fue muy apreciado por la clase baja. Se pueden disfrutar en su versión salada o dulce, ya sea una torta, guajolota que es un tamal dentro del bolillo, molletes con su pico de gallo; o dulces, con mermelada, mantequilla, cajeta o miel.

Concha

  • Unos de los panes mexicanos más populares es la concha, que le dieron este nombre porque se parece a las conchas de mar. Hay de vainilla y chocolate, algunas personas la rellenan de nata. De hecho, en Japón también existe un pan igualito a las conchas, pero allá se llama Melonpan y el cuál introdujeron los portugueses. Le nombran así por las palabras melón (porque los japoneses le encuentran mucho parecido con la fruta), y pan (por la palabra en portugués). La teoría más aceptada es que este pan lo introdujeron los europeos, por el trigo, ya que en México se consumía el maíz y en Japón el arroz.

Ladrillos

  • Se llama así por su forma rectangular, como los ladrillos que se utilizan para la construcción. Se hace de pura pedacería de otros panes y se les agrega miel de piloncillo; arriba lleva una capa de chocolate.

Cocol

  • Se trata de otro de los panes mexicanos más populares, tiene forma de rombo y generalmente está cubierto de ajonjolí. Está hecho de harina de trigo con piloncillo y un toque de anís, algunos le ponen trocitos de nuez. Este pan existe desde tiempos prehispánicos, era parte de las tortitas de maíz llamadas cocolli (pan torcido), que en la introducción les conté que servían como ofrenda. Tiempo después le agregaron trigo, anís y canela. Tuvo una época de mucha fama debido a que el actor mexicano “El Tata”, Jorge Arvizu (una persona de la tercera edad) pedía su cocol con frecuencia.

Ojo de buey

  • Tiene este nombre por su forma y visto desde arriba parece un ojo de buey. Es hojaldrado alrededor y al centro esponjoso tipo panqué. Es parte del conocido “pan de chinos”, y se dice que su creador fue un cocinero chino, quien adaptó un bisquet de Inglaterra.

Pan de muerto

  • Sin duda uno de los panes mexicanos más conocidos a nivel mundial es el pan de muerto. Este pan se remonta a la época prehispánica donde era un simbolismo de la muerte como ofrenda. Cuenta la leyenda que nuestros antepasados en sus rituales, sacrificaban a una doncella, le sacaban el corazón y lo sumergían en amaranto para después morderlo. Los españoles sustituyeron este acto creando un pan de muerto en forma de corazón y cubierto de azúcar roja. Actualmente representa el ciclo de la vida y la muerte, donde el círculo al centro es un cráneo, las tiras representan los huesos con los que está formado el cuerpo, también se cree que son lágrimas de los difuntos, y la esencia de azahar simboliza el recuerdo de los difuntos.

Chilindrina

  • Es muy parecida a la concha, hecha con harina de trigo y arriba lleva trozos de azúcar mojada. Pero, ¿por qué se llama así? Hace tiempo la palabra chilindrina se utilizaba como un término coloquial refiriéndose a un chiste. Se dice que un panadero quería hacer un bizcocho pero se equivocó en la preparación y a este pan le llamó un chiste, una chilindrina.

Beso

  • Son dos panes tipo mantecada, que llevan mantequilla y son espolvoreados con azúcar, y entre éstos hay mermelada de fresa que sobre sale entre los dos panes, dicen que simula la lengua.

Pan de pulque

  • Seguro has visto y probado este pan, es el protagonista en las ferias o mercados de pueblo. Hecho con el trigo español y el pulque mexicano, es grande y lleva ajojolí arriba, de hecho, las personas que lo hacen, tienen sus hornos ahí mismo para sacar más y más piezas. Se preparaba con pulque (porque en épocas pasadas se utilizaba como levadura, ahora ya es poco común usarlo), harina de trigo, manteca, azúcar y huevos. Generalmente lo cubren con hojas de plátano para impedir que el pan se seque.

Puerquitos

  • Se elabora con harina de trigo y su nombre se debe a la forma de este pan. Los hacen en dos versiones blandos o crujientesaroma tostado y sabor a canela y piloncillo. Su origen es un poco incierto, pero se dice que existen desde la época de la Colonia, exactamente de los conventos. Actualmente lo encuentras en las ferias como las gorditas de nata o en las casetas de cobro de las autopistas en bolsas de seis o 10 piezas. Comerlos con una taza de café o un chocolate caliente evocan a la nostalgia, te remite a los pueblos de México. ¡Qué delicia!
Comentarios de Facebook

Compartelo:

Facebook
Twitter
Whatsapp

Sigue a La Ruta de la Garnacha en las redes sociales.

Los más Populares

Recibe las últimas noticias

Suscribete al newsletter

Recibe las noticias de lo más actual en el mundo de la garnacha.

Entradas relacionadas